domingo, 14 de octubre de 2012

Las mujeres de Alfa Romeo


Dos famosísimas actrices americanas protagonizan estos dos spots, muy diferentes entre sí, pero de la misma marca, la italiana Alfa Romeo.


En el primero, Catherine Zeta-Jones sale de una fiesta y cuando va a recoger su coche para irse de allí, un chofer la espera, en vez de subirse con él al coche, como sería lógico, le da sus zapatos de tacón, con los que difícilmente podría conducir y se encarama a la parte superior del automóvil, no sin antes rasgar su vestido, hasta alcanzar el maletero, por el que entra en el interior del Alfa Romeo. Una vez allí se pone en el asiento del piloto y conduce el coche hasta el exterior del garaje y sale con él a la calle, donde le pide a su chofer los zapatos que antes le confío. Vemos que no es un coche elegante, como para ir a una fiesta distinguida, sino que es más bien un automóvil familiar e informal. En este anuncio, podemos notar reminiscencias del cuento de “Cenicienta”, ya que deja sus zapatos de lado, transforma su vestido y se va en un carruaje moderno, conducido por ella misma. Es una Cenicienta moderna, que toma sus propias decisiones y lleva a cabo cualquier tipo de acción.



En el segundo, se nos pretende mostrar más la esencia espiritual que deberían tener todos los coches. Desde el principio vemos imágenes muy románticas de Uma Thurman, dentro de un río jugando con el agua, para que después se nos sorprenda con una mujer más combativa que hace amagos de lucha con sus propias manos. Al lado de su imagen y de la del coche, vemos una cita de La tempestad de William Shakespeare que dice: “Estamos hechos de la misma materia que los sueños”, y que está relacionada con el nombre del modelo de automóvil “Giulietta” y nos recuerda a la tragedia italiana que contó Shakespeare en su famosísima obra Romeo y Julieta. La marca italiana quiere aportar de este modo, un prestigio cultural a este modelo de coche utilizando una cita del dramaturgo inglés y darle también sensibilidad y espiritualidad a un automóvil. Lo consigue, definitivamente, con el eslogan que vemos al final del anuncio “Sin corazón no seríamos más que máquinas”, con lo que entendemos que sus automóviles no son simples máquinas sino que tienen alma y espíritu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario