domingo, 25 de noviembre de 2012

Mondo Cane








 En este artículo, Millás arremete contra la importancia que se le dio al salto de 39.000 metros de altura que dio el austriaco Felix Baumgartner. Nos dice que el salto no tiene tanto valor como pensamos, sino que es una hazaña casi hecha para la publicidad, en la que la única entidad que gana algo es Red Bull. Nos dice, además, que las hazañas intelectuales, en nuestro país, no tienen tanta repercusión como ha tenido esta y que si se ha elegido el domingo, para el salto, es porque es el día más propicio para que los espectadores vean la televisión, sin importarles cuál es la programación.

En este artículo, a Millás se le olvida mencionar otras muchas cosas, como por ejemplo que el salto no estaba planeado para ser hecho el domingo, sino que se tuvo que aplazar por inconvenientes meteorológicos o que detrás del austriaco había un gran grupo de científicos que trabajaron durante años para que el salto fuese perfecto y Baumgartner saliera ileso de él. Utiliza la información de una forma sensacionalista, ya que deja en el tintero muchos datos que restarían credibilidad a sus opiniones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario